lunes, 25 de abril de 2016

La Montaña de los Ángeles, historia y leyendas

La ruta comienza en el embarcadero de Hornachuelos y transcurre paralela a la orilla derecha del  Bembézar. Al final de esta, nos encontramos con la “Fuente de los Tres Caños”, lugar idóneo para recuperar fuerzas antes de iniciar el tramo final hacia la Montaña de Los Ángeles.  

En su día existió un monasterio fundado por Fray Juan de la Puebla Conde de  Belalcázar el 14 de abril de 1490.


Fue visitado en el Siglo XV por los Reyes Católicos y en el XVI por Felipe II.


La leyenda cuenta que si alguien compraba o reformaba el Monasterio en la montaña de los Ángeles, llovería fuego. Se produjeron incendios en los años: 1498, 1543 y 1655.


 Algunas de estas leyendas son:


La de “La Mujer Penitente”, que pasó recluida más de diez años en una de  las cuevas de la parte baja del seminario.


La del Copero de Carlos V. 


La de Antonio Muñoz, vecino de Hornachuelos, que se presentó en el monasterio para asesinar al fraile que mantenía un idilio con su esposa y, tras apuñalarlo, lo arrojó por la peña conocida como El Salto del Fraile, y al día siguiente apareció sano y salvo.


La del Ecijano que realizó,  por una promesa, la grandiosa cruz de  granito blanca de 9 metros de altura ubicada unos metros antes de llegar al Monasterio.


Se cuentan de fenómenos que se observan en el interior del recinto:  golpes en la paredes, ventanas que se abren y cierran solas, sensación de ser observados, pasos estando el edificio vacío, voces en el interior sin que haya nadie por los alrededores, arañazos en las paredes e incluso aparición de objetos que no se sabe de dónde vienen.


En la Capilla, cuyo aspecto es mas tétrico que el resto de edificaciones, los investigadores hablan de cambios bruscos de temperatura y otros sucesos.


En la obra de teatro de Ángel de Saavedra “Don Álvaro o la fuerza del sino”, estrenada en 1835, adaptada a una novela considerada un clásico de la literatura del romanticismo español del siglo XIX, tiene lugar una trama ficticia ubicada en este lugar y basada en un suicidio real. A su vez, esta obra, inspiró el libreto de la opera de Giuseppe Verdi”La Forza del Destino”.


Después de la desamortización de Mendizábal, en diciembre de 1845, se vendió a D. Agustín Díaz y Armero y en abril de 1884 fue adquirido por los Marqueses de Peñaflor que lo habilitaron como finca de recreo.


Años más tarde, en la época de Fray Albino (1881-1958),  la Marquesa de Peñaflor de la época, lo cedió al Obispado de Córdoba para ser utilizado como Seminario, y comenzó como tal en el año 1957. Fue abandonado en los años 70.


Sin ningún lugar a dudas, el Seminario de Nuestra Señora de los Ángeles de Hornachuelos es uno de los lugares más mágicos y encantados de la provincia de Córdoba, por ello, vale la pena visitarlo y disfrutar  del maravilloso entorno del río Bembézar y del Parque Natural Sierra de Hornachuelos.


Enlaces

El mito de la ciudad de Los Angeles
Embarcadero


Barca para pasear por  El Bembezar





Estaca amarilla (Kundmannia Sicula)




Al fondo el Seminario

Retama Amarilla (Retamasphaerocarpa) y Cantueso (Lavanda Stoechas)

Seminario

Chicharo Morado (Lathyrus Clymenum)




Cantueso (Lavandadula Stoechas)
Fuente de los Tres Caños
Cantueso (Lavandula Stoechas)

 Cistus albidus (Jara Blanca)

Interior del Seminario
Interior del Seminario
Interior de una cueva
Interior del Seminario, fuente
Interior del Seminario, fuente
Interior del Seminario, Cocina
  
Interior del Seminario, cocina

Interior del Seminario

Capilla

1 comentario:

loxju dijo...

Hola Paco muy bueno tu reportaje, yo estoy de acuerdo contigo es uno de los sitios mas bonitos de la la sierra de Cordoba, saludos